A Solas con Dios

Por: Bolivar & Ximena Ramón

¿Debo estar comprometido en una iglesia muerta cuando el Espíritu Santo me está guiando a salir?

Padre del Cielo siempre había creído lo siguiente:

Que no se debe “Saltar de Iglesia”. Uno debe quedarse donde Dios le ha puesto. No hay iglesias perfectas y si las hubiera y te unieras a ellas, ya no serían perfectas.

Sí, mi hijo, esas afirmaciones son en gran medida ciertas. Sin embargo, no vives de declaraciones teologías. Tu vives de la interacción divina conmigo a través de la comunión con Mi Espíritu Santo.

Por lo tanto, esas declaraciones no pueden ser siempre verdad en todas las situaciones. Ni siquiera han sido verdad en tu vida.

¿Recuerdas cuando trabajabas como pastor en la denominación Asambleas de Dios? Después que te volviste carismático, te quedaste en esa iglesia por un buen número de meses hasta que te dije por el Espíritu Santo que era hora de irte. No te fuiste de iglesia en iglesia. Te quedaste quieto. Sin embargo, a medida que continuaste creciendo, se hizo evidente que te estaba llevando en una dirección diferente a la que estaba yendo esa iglesia. Por lo tanto, necesitabas elegir. ¿Me seguirías a Mí y a la dirección de Mi Espíritu, o dejarías de crecer y te estancarás en una iglesia que se mueve en otra dirección?

Tenías que elegir y elegiste según la dirección de Mi Espíritu Santo. Si hubieras elegido lo contrario, no estarías donde estás hoy. Hiciste una elección de alto riesgo. Renunciaste a la seguridad, un trabajo, un futuro, un sueldo, muchos amigos y un ministerio efectivo por el llamado que Yo había puesto sobre tu vida. Te despediste de manera amigable no porque tuviste un problema con la denominación, oraron por ti y te despidieron. Incluso te guie a levantar un matrimonio que he bendecido con tu amada esposa e hijos.

No ha sucedido esto una vez. Lo has hecho muchas veces. Cuando te dijeron que te apoyarían económicamente, pero que deberás dejar de guiar a las personas a hablar en lenguas. Ahora ya no estás atado por ninguna religión o denominación. Ahora eres libre de ser quien te he llamado a ser. Recuerda siempre a aquellos a quienes el Hijo libera son verdaderamente libres. Y ciertamente te he hecho libre. Incluso sientes una mayor sensación de libertad mientras escribes esto.

MÍ hijo. Aquellos a quienes el Hijo libera son verdaderamente libres. Disfruta de la libertad que estás experimentando.

Los lazos de la religión se están rompiendo. La carga de mentiras que te habías creído ha sido levantada. Una nueva vida de fe, coraje y poder está sobre ti. Ahora sal, hijo Mío, en la revelación que te he dado, y he aquí, Yo estoy contigo siempre.

Gracias, mi Señor.

Mira hijo Mío, hay momentos en los que te sacaré de la esclavitud de la religión y de las iglesias que no van en la misma dirección en la que tú vas. La lealtad a un grupo eclesial en particular no es lo que te he llamado a hacer sólo debes escuchar a Mi Espíritu Santo y ser leal a Él, mientras caminas bajo la cobertura pastoral en la que te he puesto. Sin embargo, guiaré a mis hijos al crecimiento hacia aquellas situaciones que estimularán su crecimiento espiritual. Si esto está disponible en su iglesia les dejaré allí. Si no, los guiaré, porque deseo que todos los hombres lleguen al conocimiento de la verdad. Ahora ve en Mi paz, hijo Mío.

Gracias, mi Señor.

 

Mi Compromiso Personal a través del Espíritu Santo

Señor, haré que mi primera lealtad sea la dirección de Tu Santo Espíritu, y lo seguiré sin importar lo que me cueste, sabiendo que todo lo que pueda perder, Tú lo devolverás cien veces más, mientras te sigo.

Gracias, hijo Mío. Ve ahora en Mi paz.

Pensamiento y Reflexión.

¿Alguna vez has dejado una iglesia por la dirección del Espíritu Santo?

¿Alguna vez has dejado una iglesia sin la dirección del Espíritu Santo?

¿Estás de acuerdo en que hay momentos en la vida en las que el Espíritu Santo puede llevarte a dejar una iglesia?

Lea Hechos 17:1-11.

¡Si te Gusto Comparte!

Apoyanos

Extiende el Reino de los Cielos